En el que lucho por dejar ir el futuro impredecible

Los blogs pueden incluir contenido sensible o desencadenante. Se recomienda discreción al lector.

Hay un cuadro de Goya que me ha obsesionado desde que lo vi por primera vez. Se llama "Saturno devorando a su hijo".

Es, desde mi punto de vista, la representación perfecta de un pedófilo activo. ACTIVO es la palabra clave aquí. Si eres un pedófilo que nunca ha hecho daño a un niño, te aprecio de verdad. Los pensamientos no son acciones. Si lo fueran, estaría en la cárcel por homicidio.

En fin.

La razón por la que veo este cuadro como lo veo es porque, después de pasar tanto tiempo con ellos, he llegado a creer que los pedófilos activos adoran a los niños. Al menos de una manera nihilista. Me aterroriza cuando lo miro a los ojos. Los niños no pueden llevar esa carga por nadie. ¿Cómo puede un adulto no verlo?

Lo que más me aterra de esto, aunque más en plan flashback [sí, es una advertencia], es lo siguiente: a MUCHA gente le gusta comerse a sus dioses.

¿Qué quiero decir con esto? Bueno, una de las cosas a las que tiendo a rendir culto, personalmente, es al concepto mismo de contar historias. Y cuando era más joven, solía morder la parte interior de los bolígrafos y comerme la tinta cuando estaba muy estresado. 

Sé que suena extraño, pero yo lo veía como comer la sangre de las historias. Como pedir fuerza a las historias cuando estaba al borde de la desesperación. "Por favor, háblame. Por favor, ayúdanos a todos. No sé si puedes hablar, pero estoy completamente solo, así que debo intentarlo. Una vez eliminado lo imposible, lo que quede, por improbable que sea, debe ser la verdad". Me niego a renunciar a la esperanza, y sólo queda esto. Nos estamos matando allá donde miro. Elegiré parecer un tonto con la esperanza de que esto salve a alguien".

Pero no tiene por qué ser tan literal. Veo a los sistemas que desarrollan ficticios como si se comieran a sus dioses. Demonios, incluso gente que dibuja o escribe fanart picante. Gente que está en amor mutuo. Gente que adora la naturaleza.

Estas cosas no tienen nada de malo. Es normal.

Pero algunas personas que se comen a sus dioses también los destruyen. "¿Qué utilidad puedo sacar de esto? ¿Cómo puedo convertir esto de una relación simbiótica a una parasitaria, para que todo el beneficio sea para mí?". Enjaezando a un dios a una máquina y drenándolos. 

Colonización seguida de apropiación cultural. Destrucción de los recursos naturales. Empezar una guerra para distraer al pueblo que gobiernas de tus fallos. Pedofilia activa.

He hablado varias veces de cómo uno de mis principales maltratadores fue una víctima en un barco muy similar al mío. En realidad, diría que lo pasó mucho peor en muchos aspectos.

Voy a hablar mucho de ella en este post. Así que voy a llamarla "X".

El primer recuerdo de X que tengo actualmente, abrí un armario en el sótano del edificio de la Escuela Dominical Evangélica Creepy y la encontré a ella y a otra persona haciendo sa-ing con la persona con la que ahora estoy casada.

Yo tenía cinco años, y todos los demás en esta foto eran aún más jóvenes Y los dos abusadores se reían. Igual que cualquier otro niño se reiría jugando a su juego favorito.

Por cosas como esta es por lo que estoy tan jodido de la cabeza, amigos. 

Aprendí muy rápido que X y su compatriota eran los tiranos-gobernantes de ese sótano. Como Wendy de Rule of Rose. Sus juegos dominaban el espacio cuando llegamos, y sus juegos eran terroríficos y abusivos. Los juegos emulaban a nuestros abusadores, pero con la curiosidad de un niño.

Desde mi punto de vista, habían aprendido de los adultos que les rodeaban que "comer o ser comido" era la filosofía de la vida.

Y creo que decidieron que preferían estar solos a que se los comieran.

Y después de eso no hubo forma de que me comunicara con ninguno de ellos.

Así que cuando mis juegos se impusieron a los suyos por votación popular de los demás niños, pensaron que yo era una amenaza.

Porque el amor mismo era el enemigo. Por la historia egoísta y destructiva que contaban los adultos. Y amo imperfectamente y no podía demostrar que había esperanza. 

Yo... Dios, no puedo necesariamente pretender saber de lo que estoy hablando. Lo siento tanto por estas dos víctimas que no puedo mostrarlas con exactitud. Tengo que decir la verdad de mi historia, y no puedo hacerlos totalmente buenos o totalmente malos. Tengo que hacerlos humanos. Trabajo con trozos de fotografías distorsionadas por el miedo. Hago todo lo que puedo, ¿estoy haciendo un desastre?

Y esto me lleva, de forma inconexa, al siguiente punto de mi historia.

Tengo miedo de contar mi historia. Tengo que ayudar a dar esperanza a la gente diciendo que estoy viva. ¿Hay alguien más ahí fuera? Un campo de faros.... 

Pero hay tantas cosas que no sé. Y tengo miedo.

Tengo miedo de hacer daño a la gente como hicieron otros que vinieron antes.

Y así llegamos a Dostoievski. Un dios que aún no puedo matar por mi propio bien.

Sonya de Crimen y castigo. La madre de Alyosha. Nastasya Filipovna, de El idiota. La chica del capítulo de Demonios que los editores de Dostoievski recortaron del libro. 

Él me vio. Escribía sobre gente como yo. Nos dio voz y, aunque esa voz está mezclada con misoginia, nacionalismo y la perspectiva de un colonizador, para mí seguía siendo esperanza.

El hecho de que haya tenido que sacar esta esperanza de debajo de todas estas capas de perspectiva problemática dice MUCHO sobre lo que la sociedad ha estado dispuesta -durante siglos- a hacer soportar a los vulnerables.

Pero el tema principal -el PRINCIPAL tema- de Los hermanos Karamazov, ¿no trata de lo mismo? ¿Sobre la csa?

Así es como yo lo veo. No sé si tengo razón o sigo siendo un niño aferrado a la esperanza, pero lo veo. Chivo expiatorio y niño dorado y amor y estar completamente solo.

¿Es esto elegir ayudar a tus semejantes, sabiendo que eres imperfecto?

¿Escribía Dostoievski sobre la csa porque la había experimentado? ¿Adoraba a las mujeres que lo vivieron porque veía su fe como "devoción cristiana" y no como los últimos hilos de un grito de auxilio? ¿Amaba a las personas que pasaron por ello y era esto lo mejor que podía hacer para su época?

No lo sé.

Sólo sé que fue capaz de ayudarme. Y su perspectiva es una de las pocas que me hizo sentir visto, humanizado y comprendido. No se utiliza. 

No intentaré acallar a nadie que odie lo que simboliza su obra, pero sigo encontrando esperanza en esas páginas. A pesar de que la colonización crea lo mismo por lo que yo pasé y deseo destruir. Aunque sus conclusiones para personajes como Sonya sean extremadamente misóginas. "Ahora tienes la misión de salvar el alma de un asesino. Y sé que lo harás, porque estás herida, y entiendes por qué la gente herida mata a sus dioses".

¿Fue un marco intencionado con el fin de que le publicaran? ¿En lugar de lo que él creía que debían hacer las mujeres?

Probablemente nunca lo sabré.

Y si la historia de Sonya no es el alma abierta de la misoginia en todo su esplendor, no sé lo que es. No sé si alguna vez has leído el libro Wendy, Darling, pero entra en mucho más detalle sobre esto, y lo recomiendo encarecidamente.

Pero la cuestión de todo esto es que me preocupo y me pregunto. ¿Perdonar a personas como X me pone en el mismo barco que Dostoievski? ¿Negarme a perdonarles hace lo mismo? ¿Estoy tan empeñada en mostrar la perspectiva de un maltratador con empatía que estoy pasando por encima de las personas que fueron maltratadas? ¿Incluida la gente que me hizo daño a mí? ¿O estoy haciendo lo correcto?

¿Por qué todas estas novelas se centran más en el corazón del heridor que en el herido? Quiero ayudar a detener ese ciclo. Si no muestro empatía hacia las víctimas en mi propio trabajo, ¿destruiré la esperanza de algún individuo? Puedo decir que no creo que X sea malvado, sólo humano, pero si digo lo que hizo ¿lo verá alguna vez? ¿A quién se hace daño ahora, cuando parece que no se hace nada?

No lo sé.

No lo sé.

Tanta gente que tuve que dejar atrás en el camino hacia la curación. Se siente como la muerte. Se siente como matar niños con cada paso que doy hacia la verdad.

No puedo traer a ninguno de ustedes conmigo.

No soy tan poderoso como el cristianismo me hizo creer.

No soy responsable de tu destino, y tú no quieres que lo sea. Sólo puedo decirte cómo te vi. No voy a presumir de saber lo que queréis y correr detrás de una profecía de Schrodinger. Creo que tus historias se contarán con tu propia voz algún día, y ya no presumiré de arrastrar conmigo a una persona -probablemente muy aterrorizada- hacia un objetivo que nunca pidió. Q84 pidió morir. Necesito dejarla morir. Necesito destrozar el televisor y dejar ir mis ilusiones.

Tu historia es tu alma. Aunque tu alma me aterrorice, no me corresponde a mí intentar guiarte.

Yo también tengo malicia, aunque deseo rechazarla por completo. Y ese deseo de rechazar mi propia malicia es mi principal defecto. Cualquier persona con TEPT no puede evitar ser atacada por la vergüenza. Todos llevamos esta semilla de dolor.

Somos iguales, aunque hayamos elegido caminos diferentes.

Así que me despido de ti en tu camino, como nunca entenderé, y cierro la puerta a tu cara podrida.

Que se haga lo mismo con mis historias cuando hayan dejado de ser útiles.

Que todos descansemos en paz.

0 Comentarios
Feedbacks de Inline
Ver todos los comentarios
Ir al contenido